ANIMALES DOMÉSTICOS.

     OTROS GATOS

El BIRMANO

    Cuando nace un bebé Birmano su peso oscila entre los 90 y 100 gramos. De mayores tampoco puede decirse que sean gatos enormes. Las camadas de estos gatos no son muy numerosas, normalmente nacen 3 ó 5 gatitos. De todas maneras, las hembras birmanas son madres ejemplares y tienen mucha leche para amantar a sus crías quienes, aprovechando la circunstancia, destetan tardíamente.

   El Birmano tiene un repertorio limitado de pelajes. Predomina el cebellino, después está el azul, el chocolate y los lilas. 

También hay otros colores, pero se presentan con muy poca frecuencia. Da das las posibilidades genéticas de los padres, los gatitos de una misma camada pueden nacer de colores distintos, lo cual es un regalo para el criador.

 Los colores del recién nacido no son puros del todo, pues varían con el desarrollo del animal. Así los bebes "cebellinos" nacen de color visón claro y lo mismo les ocurre a los azules, si bien en menor intensidad.

 Es hacia los nueve días cuando la nariz y las almohadillas plantares empiezan a cambiar de color. Los gatitos lilas y los chocolates nacen todos blancos como los siameses y empiezan a adquirir color a partir de los ocho días.    Los adultos tienen un pelo sedoso forrando a un cuerpo atlético, con menos tonos de contraste que el siamés y     más oscuro en las extremidades. El color más destacado es el "cebellino" tirando a marrón cálido con claros. Pero también se presenta en colores tan refinados como: azul, chocolate, lila, rojizo, crema y, en menor medida, carey. Los ojos son dorados o amarillos. La morfología del Birmano está sometida a dos exigencias: la de los británicos, a los que le gusta un tipo sustancioso y triangular; y la americana, que prefiere formas más redondeadas y rechonchas en las que destaca un pequeño hocico corto. No obstante, la tendencia actual busca unir la belleza al tipo suavizo característico de los americanos.      

 

El BENGALÍ

    El Bengalí debe parecerse lo más posible a una fiera y, en contrapartida, tener el carácter dócil, el que corresponde a un gato doméstico. En cuanto a los pormenores físicos, cabe señalar que debe ser bastante grande y con una osamenta fuerte y bien constituida.

Los machos son más grandes que las hembras. Pesan aproximadamente siete kilos mientras las hembras sólo pesan tres y medio por lo general. La cabeza de el Bengalí es alargada y con los contornos bien redondeados.

    La cabeza es pequeña en comparación con el resto del cuerpo, pero esta diferencia de tamaño no es visible a primera vista. Los machos adultos pueden tener carrillos. El perfil está ligeramente curvado desde la frente hasta la nariz. Tienen   un morro largo y acentuado. La piel de la nariz, por su parte, tiene que ser prominente. Las orejas son medianas tirando a pequeñas. La base es alargada, mientras mientras que los extremos están bien redondeados. Vistas de perfil, la punta se ve caída un poco hacia delante. Los ojos son ovalados o en forma de almendra y están bien distanciados. En función del color del manto, pueden ser desde azul, azul turquesa o verde color oro. 

    El cuerpo del Bengalí es alargado. Es un gato de talla mediana, o como mucho, grande más que pequeña. Como es bastante fuerte, especialmente los machos, el cuello, que es bastante largo, es fuerte y bien silueteado. La cola se caracteriza por su expesura. Tiene una longitud bastante larga y se afila en el extremo, si bien el contorno de su último tramo sigue una forma redonda. Las patas, que son medianas de tamaño, son ligeramente más altas en la parte posterior. Los pies, por último, son redondos.       

 

El MAINE COON

     El Maine Coon es, sobre todo un gato enorme. Los ejemplares machos pueden llegar a pesar 8 Kg. y unos 4 ó 5 Kg.  las hembras. Pero conviene no dejar de lado su morfología: la forma de la cabeza, su cuerpo, su típico pelaje. Y, por supuesto su comportamiento tan particular.

 En sus inicios, el Maine Coon no tenía todavía ese porte tan espectacular con el que se le conoce hoy en día. Bien es cierto que ya era un gato fuerte, peludo y perfectamente adaptado a las difíciles condiciones de vida del el noroeste de los EE.UU. y sobretodo un buen cazador. Pero su cabeza era menos larga y más redondeada que la de hoy en día; su pelaje era más poblado y la raza era más heterogénea. Desde entonces el Maine Coon ha evolucionado mucho.

    El Maine Coon actual es un gato con un fuerte esqueleto y de gran musculatura. Su zona pectoral es grande, sus patas son espesas y largas, su cola es una de las más largas de la especie felina doméstica. No es fácil concretar las medidas de las diferentes partes del cuerpo del Maine Coon. 

Incluso respecto al peso no existe ningún estándar marcado, sólo se recomienda que el peso de be ser lo mayor posible pero sin que ello ocasione problemas de salud al animal. 

Algunos gatos machos enteros, llega a alcanzar los 9 ó 10 Kg. Actualmente, el Maine Coon en Estados Unidos sólo alcanza los 6 Kg. 

    El Maine Coon tiene un aspecto muy especial, pero además, debe cautivar la atención y debe parecer lo más despierto posible. Sus ojos son grandes, ovalados y colocados en  oblicuo. Todos los tonos de verde son admitidos.

 No existe relación entre el color de los ojos y su pelaje, excepto en los gatos blancos que pueden tener los ojos azules o uno de cada color. Como gato rústico que es, el Maine Coon esta equipado con un pelaje suficientemente abundante como para protegerlo de la intemperie y tiene una ligera capa de bajo pelo. Su mantenimiento es fácil. 

A su manto se le llama de media longitud ya que tiene una longitud irregular en las diferentes partes del cuerpo.      

 

 

Escucha el maullido del gato

VOLVER A PAGINA PRINCIPAL

 SUGERENCIAS