Palomos

TRICOMONIASIS.


«El Chancro» a veces llamado «Muguet» (no debe confundirse con la Candidiásis del mismo nombre), es una enfermedad contagiosa universalmente difundida. Alrededor del 80 % de palomas jóvenes, son atacadas por este germen, en tanto que los adultos la padecen raramente. Esta infección es frecuentemente severa en las jóvenes que les lleva a la muerte.

Agente y propagación.

El agente de la Tricomoniasis, Tricomonas gallinae Columbae, es un flagelo microscópico, unicelular, unido al grupo de los Protozoarios, siendo capaz de evolucionar por sus propios medios en los líquidos (por ejemplo, la saliva de la cavidad bucal).

En muchas palomas se observan pequeños focos amarillentos del grosor de una cabeza alfiler situados al nivel de la garganta. Cuando se reagrupan los focos se presentan pequeños botones amarillos. Las palomas más adultas viven en buena armonía con el agente responsable sin perjuicios notables. Se establece un estado de equilibrio entre el agente y el sistema de defensa de la paloma. Cuando los medios de defensa da estas palomas se encuentren fuertemente disminuidos por circunstancias desfavorables, los parásitos proliferan. Cuando los síntomas son insignificantes e inaparentes, la infección por Tricomonas evoluciona hacia la reducción de la enfermedad.

Los factores favorables pueden ser los siguientes: las solicitaciones excesivas, el adelgazamiento por el parasitismo intestinal, las Salmonelosis, las enfermedades de las vías respiratorias, la perdida de las primeras plumas en las palomas jóvenes.

La enfermedad puede desarrollarse igualmente cuando la intensidad de la infestación ataca muy fuerte, que es el momento en que numerosos parásitos agreden a la paloma, donde los medios de defensa son insuficientes. ¡Por ello se puede enunciar la regla siguiente: muchos animales débiles, precisan menor número de parásitos para provocar la enfermedad por lo que esta es alta. Esta noción debe tomarse en consideración cuando los pichones que, después de la eclosión, no disponen de ningún medio de defensa contra las Tricomonas. Cuando el animal no está infestado más que por un pequeño número de parásitos, pueden elaborar su propia resistencia que servirá en tanto se mantenga un débil umbral de infestación. Esta particularidad hay que tenerla en cuenta para la prevención contra el «Chancro».

La penetración del parásito en la mucosa es facilitada por la presencia de pequeñas lesiones. Cuando los pichones están en el nido el riego de pequeñas heridas es elevado, cuando los padres los alimentan con los primeros granos. Las barbas y cutículas de los granos de cereales provocan fácilmente pequeñas heridas al nivel de la garganta y del esófago de jóvenes pichones. Es esta la forma de implantación bucal de la Tricomoniasis.

La infestación de la zona umbilical es debida a que los parásitos pasan del nido al ombligo que se encuentra aun no cicatrizado. Los nidos se infestan por la leche del buche, que se derrama al alimentar los pichones por los padres.

Síntomas y evolución

Los animales severamente atacados, en particular por la forma orgánica, presentan alrededor de una semana después de la infestación, un aspecto apático y plumas erizadas. Se presentan luego trastornos de la digestión, que conducen a la diarrea y al adelgazamiento, una sed incrementada y disminución del apetito.

La condición física de las palomas determina la evolución de la enfermedad.

Los animales jóvenes no disponen de ningún medio de resistencia, esta evolución (en general bajo la forma bucal) es rápida y frecuentemente fatal, después de un muy corto espacio de tiempo.

La evolución completa de la forma orgánica necesita más tiempo.

Se distinguen tres formas de la enfermedad:

FORMA BUCAL:

Abriendo el pico, se destaca en la garganta, formaciones amarillentas, caseosas. Estos «chancros» que en ciertos casos, pueden alcanzar el grosor de una judía, dificulta así como también la respiración. En ciertos casos, se observan nódulos del grosor de una cabeza de alfiler, repartidos en depósitos regulares sobre toda la mucosa de las cavidades bucales y nasales.

FORMA UMBILICAL:

En esta forma de la enfermedad, los parásitos se encuentran en el nido, penetrando en el organismo de los pichones, a través del ombligo no cicatrizado, ello provoca una inflamación bajo la piel que después de una incisión revela una masa caseosa y frecuentemente grumosa del «chancro». En numerosos casos la infestación se detiene, apareciendo entonces un foco bien delimitado.

FORMA ORGÁNICA:

La infestación se puede propagar a partir de la forma bucal o umbilical a los órganos internos, siendo origen de modificaciones importantes. Se observan claramente en el hígado focos gruesos amarillentos-caseosos estratificados y netamente delimitados, profundamente escondidos en los tejidos del órgano. Las partes de tejidos orgánicos afectados no serán más funcionales. Las lesiones causadas a los órganos no son visibles más que después de la disección del animal. El aspecto exterior no revela los signos característicos de la enfermedad. Se observa únicamente los signos habituales tales como abatimiento, indiferencia, plumas erizadas, así como diarrea, adelgazamiento y debilitamiento. Los animales que sobreviven al ataque de la forma orgánica, conservan secuelas que les hacen muy sensibles a otras enfermedades, pudiendo contraer muy fácilmente la Salmonelosis.

Diagnostico:

Se efectúa en palomas en ayunas, haciendo una toma de flema con la ayuda de una torunda y proceder a la observación en microscopio. Las tricomonas son así fácilmente visibles. Se reconoce que casi todas las palomas adultas son portadoras de parásitos sin signos exteriores de enfermedad, por lo que conviene antes de nada para poseer un diagnostico, el describir las modificaciones internas a nivel de la garganta y de los órganos.

Examen del animal vivo: Interior del pico, garganta, la región del ombligo y de la cloaca.

Enfermedades análogas

La forma verrugosa de la Viruela-Difteria puede ser confundida con la forma bucal del «Chancro» El «Chancro» se caracteriza por depósitos superficiales, caseosos, grumosos, que se destacan de la mucosa. La eliminación conduce a hemorragias desagradables para el animal. Las viruelas, por contra, son excrecencias unidas sólidamente a la piel.

Las alteraciones de los órganos tienen semejanza a los de la Salmonelosis. La Tricomoniasis provoca en el hígado la aparición de módulos amarillos netamente delimitados y enterrados en el órgano. En el caso de la Salmonelosis se observan muchos focos grises adiposos. En presencia de Tricomoniasis bajo forma orgánica, las manifestaciones suplementarias aparecen casi siempre al nivel del interior de la garganta, del ombligo caracterizando así la infestación por las Tricomonas.

Tratamiento a realizar con Trichocure

Tratamiento a realizar con Spartrix

 

 

}